Now you got me so confused


Joder, levántate. Tienes unos ojos preciosos como para que sepan lo que es llorar por algo que todavía no ha sucedido, sólo tarda en suceder, algún día cercano o no muy lejano: sucederá. Venga, sal y comete el mundo, no dejes que él te coma a ti. No le digas no a lo que amas. Te lo recordaré siempre cuando sea posible: Tú no eres de los que se deja vencer, eres de los que luchan por lo que quieren en medio de las guerras, sin importar cuán duras estén. Por lo que más quieras no dejes que ese “no puedes” te haga caer. Si fallas, busca por debajo de los escombros y de las cenizas la única razón por la que sucederá. No cedas tan temprano a ser infeliz, eres demasiado joven como para saber lo que es rendirse. Estás en una edad donde el mundo se queda corto para lo que quieres alcanzar. Lucha, alcanza, persevera; pero nunca renuncies a lo que no puedes dejar de pensar. Los sueños, tarde o temprano, se alcanzan, aunque algunos se alcanzan más rápido que otros, pero todos están a tu disposición y a tu alcance. Pueda que el mundo se esté quedando sin soñadores, pero mientras tú y yo existamos, los sueños están seguros. Quizás el mundo no sea una máquina de cumplir deseos, pero nosotros somos el instrumento para alcanzarlos. Si hay huellas en la luna, ¿por qué tu límite tiene que ser el cielo?
Benjamín Griss (via elchicodelayer)


Ahora

He pensado mucho y creo que es tiempo de partir.
Nunca me he identificado por ser una persona acertada, sin embargo creo que las mejores decisiones son tomadas con o por amor. No me arrepiento de mis errores aún que pesen y duelan.
Es momento de marcharme. No por mi, ni porque quiera huir de todo esto que pasa conmigo, sino por los cambios que haré y dejaré en este lugar. Pienso en la gente que estará mejor y se beneficiará, mi ausencia será buena y tranquila; pienso en mi por fin enfrentándome a todos esos pensamientos que me he encargado de evadir, pienso en una persona más grande.
Es ahora cuando debo irme, empezar un nuevo libro y amar.
¿Dónde es casa?, ¿en dónde está mi hogar?. La fortaleza está en aceptar estos cambios y seguir adelante, desarrollar una nueva y mejor persona.
Afortunada o desafortunadamente tengo claro lo que quiero: caminar por las calles de una nueva ciudad, de una nueva vida, y poder sentirme libre.
Tengo una nueva oportunidad.




Nunca es dulce la verdad, me pongo roja, conozco bien mi material.



No es que muera de amor, muero de ti.
Jaime Sabines (via hojeandolibros)